Lina Marcela Hincapié Gómez

LINA MARCELA HINCAPIE GOMEZ

TAEKWONDO

Cinturón Rojo-Negro

Estudiante de Negocios Internacionales.

Monitora de Taekwondo

UVA de La Armonía

Fundación Kio «Guerreros de vida»

«El taekwondo me enseñó que el peor contrincante que tenemos somos nosotros mismos, con nuestros miedos y obstáculos mentales. El taekwondo no es un arma para luchar contra otros, sino para pelear con nuestras propias dificultades y miedos»

Inicie el Taekwondo a la edad de 16 años en el club de Taekwondo INEM, lugar que me llenaría de muchos momentos gratos y personas que serían parte de mi vida por mucho tiempo a pesar de la distancia; donde conocería a Wilmar rueda, quien fue la persona que me impulso a tomar la decisión de hacer parte de mi vida este deporte; después conocí a Juan Carlos Muñoz (KIO) quien me ayudaría a retarme como persona y confrontar todos los miedos que traía de una familia poco sólida.

Antes de practicar Taekwondo mi mamá estaba atravesando por la decisión de dejar a mi papá por sus problemas de drogadicción, situación que fue un poco dura de afrontar para mí porque cambiarían muchas cosas tales como la decisión crecer con ese problema, no volver a ver nunca a mi papá y cambiar de barrio y de colegio. Al principio cuando entré al INEM en el grado octavo se me dificultaba hacer amigos, pero en 11 cuando conocí el Taekwondo mi vida cambio por completo hasta hoy. Era una niña tímida, temerosa, insegura; intenté muchas veces tener un hobby que me dispersara de situaciones que habíamos vivido con mi papá y que me ayudara a tener más capacidad de relacionarme con los demás, estuve un tiempo en teatro y en muchas cosas en las que mi mamá me metía para que mi vida se enfocara y en esos tiempos libres me relacionara más con los demás.

Hoy entiendo que el taekwondo siempre estará en mí. Gracias él soy una persona diferente, más sociable, un poco más segura de mí y no le temo a los errores, sé también que siempre seré una guerrera de vida, que cada día peleará para ser mejor ante las dificultades que la vida nos coloca en el camino hacia nuestras metas, por eso le agradezco a mi maestro y al Taekwondo.