ROMÁN MOSQUERA PALACIOS

TAEKWONDO

Cinturón Negro II Dan

Profesional en Deportes

Entrenador Equipo de competencia Taekwondo CES

«El taekwondo es una herramienta que transforma mentes, transforma vidas; símbolo de formación y construcción personal»

Mi nombre es Román Mosquera Palacios, tengo 27 años y soy cinturón Negro II Dan, nací en Quibdó, chocó y hace 16 años vivo en Medellín.

Vivo en esta hermosa ciudad hace tantos años debido a que mi madre no encontraba trabajo en nuestra tierra natal y la situación estaba muy difícil en mi casa, comenzamos desde cero en la ciudad de la eterna primavera en la “Francia”, barrio en el que normalmente abundan problemas de violencia urbana entre bandas del sector y el nivel de consumo de sustancias psicoactivas entre los jóvenes es muy alto. Con el paso del tiempo, mientras nos adaptábamos a la ciudad, aun teníamos problemas económicos en la casa, ya que en varias ocasiones, no había suficiente comida y mi madre al vernos en esa situación lo único que recogía para el sustento de la familia era lo poco que podía ganar haciendo chances en el barrio. Recuerdo una vez que me encontraba llorando en la esquina de mi casa, lugar donde mi madre se ubicaba a vender, diciéndole desesperadamente a ella que tenía hambre, mientras ella despachaba a un cliente que le compro una boleta, en ese entonces tenía 11 años.

Toda mi vida soñaba con ser una gran figura del deporte y entre varios deportes que ya había practicado antes me inclinaba más por el lado del atletismo, teniendo bases en salto alto y 100 metros; pero también era muy apasionado a las artes marciales porque me gustaban mucho las películas de Jackie Chang. Tuve la oportunidad de conocer a un muchacho del barrio que se convirtió en un gran amigo, el cual sigue practicando, compitiendo y enseñando este arte marcial.

Al llevarme a un campeonato de Taekwondo y ver combates donde hacían patadas que hasta el momento solo veía en las películas, el sentimiento fue indescriptible, me di cuenta que debía practicar ese arte marcial. Comenzando en el INEM José Félix de Restrepo, mi primer día de entrenamiento fue algo traumático, ya que sin saber quién era mi compañero el cual era avanzado, termine muy adolorido, pero mi motivación era tanta que decidí volver a entrenar y seguir aprendiendo de este arte marcial.

Con el pasar del tiempo, me fui formando en este arte marcial y con el apoyo de mi Maestro Juan Carlos Muñoz, persona que ha sido fundamental en mi crecimiento como persona integral, me he dado cuenta que con disciplina, sacrificio, pasión y mucha motivación, cualquier meta que te propongas, de seguro te darás cuenta que no es imposible. Gracias al a mi nivel técnico en el Taekwondo, tuve la oportunidad de ingresar a la universidad, estudiando completamente gratis Profesional en Deporte en el Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid, carrera que termine en el año 2015 y me dio oportunidad de complementar con mi proyección deportiva.

Conté con la gran oportunidad de pertenecer a la selección Colombia de Taekwondo para representar a mi país en los Juegos Centroamericanos en Veracruz, México, cumpliendo un sueño que siempre tuve desde niño el cual era hacer parte del seleccionado nacional. Ahora hay que seguir con la convicción y motivación para poder lograr el sueño de ser medallista mundial y/o olímpico en este deporte tan complejo pero a la vez espectacular. Con mi experiencia adquirida a lo largo de los años y la metodología enseñada por mi maestro, desde el 2012 me encuentro laborando como docente de Taekwondo y Crossmarcial en la Institución Universitaria Tecnológico de Antioquia y actualmente soy el Entrenador de Taekwondo en la Universidad CES. He contado antes con la oportunidad de ser campeón nacional, pero mi mayor logro deportivo hasta entonces fue en el año 2015 tras quedar campeón de los XX Juegos Nacionales realizados en Quibdó, Chocó, evento que me dio la alternativa hasta entonces de seguir estudiando completamente gratis la Maestría en educación con énfasis en población vulnerable.

A lo largo de estos años, me doy cuenta que debido al enfoque deportivo, académico, laboral y el efecto de no ser influenciado por caminos negativos como lo es la drogadicción, pandillas o verme en la necesidad de realizar algo indebido para satisfacer mis necesidades personales, es por el hecho de todas las cosas que he aprendido en mi proceso de formación como taekwondista y por haber tenido la oportunidad de practicar un arte marcial el cual me convirtió en lo que ahora soy, alguien que goza de su profesión y que hasta ahora es feliz de haber encontrado personas que aportaron a mi crecimiento deportivo, académico y profesional; también por haber tenido la oportunidad de encontrar en mi camino a un deporte que me ha llenado de mucha alegría, felicidad y por consiguiente me lo ha dado todo en esta vida.